Información en línea, dispositivos móviles: el cerebro mundial de Nikola Tesla

En 1982 Robert Stein, que más tarde fundaría The Voyager Company, la primera empresa en publicar CD-ROM multimedia, y Alan Kay, el conocido informático estadounidense, uno de los pioneros en el desarrollo de interfaces gráficos de usuario, trabajaban en Atari, donde Kay era científico jefe.

Allí, junto con Glen Keane, un conocido animador de Disney, crearon una serie de imágenes para enseñar a los ejecutivos de la empresa acerca de cómo podrían ser las enciclopedias del futuro, algo que bautizaron como la Enciclopedia Inteligente.

En estas ilustraciones se ve a distintas personas utilizando distintos tipos de terminales para acceder a información de todo tipo, aunque curiosamente no para crearla.

Hoy en día podríamos identificar aquello a lo que acceden con la Wikipedia, o incluso con Internet, y puede parecer muy avanzado que hace treinta años ya se imaginaran que podríamos acceder a todo este conocimiento en formato digital.

Pero de todos modos, el trabajo de Stein, Kay y Keane no surgió de la nada, y a poco que escarbe uno en la historia de la informática hay muchos precedentes de este tipo de ideas.

Sin que la lista sea exhaustiva está el Proyecto Xanadu de Ted Nelson, que ya en la década de los 60 del siglo XX proponía la existencia de documentos enlazados unos con otros.

También está «la madre de todas las demos» en la que en 1968 Douglas Engelbart y su equipo presentaron en oN Line System, que aparte de usar un interfaz con ratón y ventanas permitía la edición colaborativa de documentos a distancia, enlazarlos unos con otros, y que soportaba también audio y vídeo.

Más atrás en el tiempo está el Memex de Vannevar Bush, que en 1945 ya proponía la idea de un dispositivo en la que cada usuario pudiera almacenar sus libros, grabaciones, y todo tipo de comunicaciones, que además podrían estar enlazados con los contenidos almacenados en los Memex de otras personas.

El sistema de Bush era, en concordancia con la tecnología de la época, electromecánico, y se basaba fundamentalmente en la utilización de microfilms.

Pero lo que ninguno de estos pioneros fue capaz de ver fue que la tecnología nos iba a permitir en un momento dado acceder a toda esta información desde unos dispositivos tan pequeños que los podemos llevar en el bolsillo, tal y como sucede con los teléfonos inteligentes actuales.

Aunque en realidad a todos los precedió Nikola Tesla, que antes que cualquiera de ellos ya lo había predicho.

“Cualquier persona, en mar o en tierra, con un aparato sencillo y barato que cabe en un bolsillo, podría recibir noticias de cualquier parte del mundo o mensajes particulares destinados sólo al portador, la Tierra se asemejaría, pues, a un inconmensurable cerebro, capaz de emitir una respuesta desde cualquier punto.”

Más información | Kottke

Entradas de Microsiervos en Trend It Up
- Project Yellow Sphere, un corto sobre Pac-Man en el MundoReal™
- Discos que parecen CDs pero contienen microfluidos
- El escondite en el laberinto del Pac-Man y otras curiosidades de un clásico de los videojuegos
- Esclavos de las baterías
- Floating Touch, una pantalla táctil que no hace falta tocar
- Zen y el arte de la programación en tiempo real
- Cómo utilizaremos la electricidad en el futuro, en vídeo
- Los móviles se convierten en los ojos del mundo
- La Moleskine LEGO edición especial limitada, una joya para coleccionistas
- Visores electrónicos de super-alta definición para cámaras digitales
- Algunos diseños conceptuales de Sony sobre el futuro de los portátiles
- Móviles para controlar edificios
- Cómo encontrar las mejores aplicaciones para Android
- Una nueva tecnología de Sony que convierte el papel en energía

Comentarios Mostrar comentarios