La magia del NoteSlate

Una de las primeras reacciones de mucha gente al encontrarse por primera vez con un lector de libros electrónicos, o eReader, es poner sus dedos en forma de pinza y tratar de tocar la pantalla con ellos como si de una tableta táctil se tratara. Están a punto de descubrir que la tinta electrónica, o e-ink, es una tecnología anticuada y abrumadoramente sencilla. Como sencilla es su finalidad: imitar al papel.

Amazon, Sony, iRex y muchos otros han lanzado eReaders con muchas funcionalidades. Su éxito ha estado basado en que, simplemente, permiten leer sin dañar los ojos. No hay más. No hay ningún secreto. Pero aunque un trozo de papel no pueda recibir información en tiempo real o tener miles de páginas en su interior listas para ser desplegadas, si tenía una ventaja sobre los eReaders: uno siempre puede hacer anotaciones o escribir en un trozo de papel. Para solucionar esto llega el NoteSlate.

El aparato es una tableta de tinta electrónica en la que se puede escribir con un bolígrafo o con el dedo y guardar rápidamente las notas que tomemos, el bloc de notas eterno. La batería tendrá una duración de 180 horas y cierto gadget que venden por separada promete recargarla usando energía solar. Y costará sólo 99 dólares, dicen sus creadores. Incorpora WiFi, puerto USB y y capacidad para reproducir archivos en MP3.

Versiones futuras prometen soporte de PDF e incluso su propio software OCR para traducir nuestros garabatos a texto. Si cuanto prometen es cierto, será un trasto completamente revolucionario. De momento podemos dejarles nuestro correo electrónico para que nos avisen del día de lanzamiento, que esperan que sea en junio.

Vía | Engadget

Comentarios Mostrar comentarios