account arrowhead-down arrowhead-up cart mobile-menu search sm-bold-x x-skinny-rounded x-skinny arrowhead-right social-facebook social-googleplus social-instagram social-linkedin social-pinterest social-qzone social-renren social-tencent social-twitter social-vkontakt social-weibo social-youku social-youtube

Hay un par de apps relacionadas con las matemáticas que hacen a cualquiera pensar aquello de “¡Ay! ¡Si en mis tiempos hubiera habido esto!” Se trata de Mathpix [Google Play] y Photomath [Google Play], una especie de “calculadoras visuales” cuyo funcionamiento es muy similar y que con el tiempo han mejorado bastante desde que se dieron a conocer. Ambas son gratuitas y Photomath está traducida al castellano.

La forma de utilizar estas calculadoras no puede ser más fácil: apuntar con el móvil al problema –normalmente un cálculo aritmético o una ecuación–, ajustar si es necesario la zona que hay que interpretar y hacer clic como quien toma una foto (o esperar a la respuesta, que se lee automáticamente). Es como resolver ecuaciones haciéndoles fotos.

Estas apps funcionan, en cierto modo, mejor que las calculadoras para cierto tipo de cálculos, como por ejemplo la resolución literal de cálculos sencillos, donde el orden de los factores, la utilización de paréntesis y signos o las prioridades de unas operaciones sobre otras puede ser algo complicado de calcular. Desde luego es más fácil que en una calculadora convencional. Además, funcionan leyendo tanto las letras y números impresos como con la escritura manual, siempre que esté más o menos clara.

Aunque su mayor utilidad puede estar en utilizarlo para revisar los deberes de matemáticas de los más pequeños de la casa –una forma rápida de comprobar si los problemas están bien o mal sin tener que rehacerlos completos– también pueden encontrársele otras utilidades prácticas, especialmente más allá del probable “hacer trampas en los exámenes”, que no es nada recomendable.

Entre las operaciones que realizan Photomath y Mathpix están las más sencillas de aritmética, pero también las fracciones (por complicadas que sean), raíces, logaritmos, algo de trigonometría, ecuaciones algebraicas e incluso –esto ya para los más especializados– integrales y derivadas. Mathpix utiliza el motor Desmos para mostrar gráficos interactivos de funciones, algo interesante si se está trabajando con ese tipo de problemas. De las dos es la más avanzada, pero por lo visto la gente prefiere Photomath por su sencillez.

Otro aspecto interesante es que ambas apps explican “cómo se resuelven los problemas paso a paso”, algo que sirve para entender cómo enfrentarse con ecuaciones más o menos sencillas (o complicadas) sin desesperarse. Al final, a base de repetición, se acaba aprendiendo. Es casi como tener un profesor en casa.

Últimas entradas de Microsiervos

El fotógrafo que imprimió en 3D su propio teleobjetivo
RescueTime: descubre en qué se te va el tiempo con el ordenador y el móvil
Cómo un trozo de papel recortado transforma la fotografía de monumentos emblemáticos
Los simpáticos Bitmojis: el “yo” hecho avatar
Un distintivo físico para que las redes sociales respeten tu privacidad

Alvy

Tech contributor

100% geek y aficionado a la ciencia, la tecnología y a escribir.

Comentarios Mostrar comentarios