account arrowhead-down arrowhead-up cart mobile-menu search sm-bold-x x-skinny-rounded x-skinny arrowhead-right social-facebook social-googleplus social-instagram social-linkedin social-pinterest social-qzone social-renren social-tencent social-twitter social-vkontakt social-weibo social-youku social-youtube

Desde hace unos meses hay una cámara Sony α7S II instalada en la Estación Espacial Internacional (EEI), en el módulo experimental japonés llamado KIBO. Se trata de la primera cámara comercial que se instala en el exterior de la estación, y la primera cámara comercial con capacidad para grabar en resolución 4K en viajar al espacio.

Desde una altitud promedia de aproximadamente 400 km la Sony α7S II graba vídeos inmersivos con gran detalle, en resolución 4K o Full HD, y captura imágenes fijas con una resolución de 12 megapíxeles.

La cámara fue enviada a la EEI por la lanzadera japonesa de carga H-II Kounotori desde el centro Espacial Tanegashima, el complejo de lanzamiento de cohetes más grande de Japón. Según Toshitami Ikeda, ingeniero jefe adjunto de JAXA, la agencia espacial japonesa, la cámara externa se controla desde tierra a distancia. Esta labor se vio facilitada utilizando Sony α7S II que ya tiene una interfaz USB incorporada y que se puede controlar por completo de forma remota, incluyendo el ajuste del objetivo zoom FE 28-135.

“Además de fenómenos como las auroras boreales o los meteoros, fotografiar la Tierra de noche también requiere de una alta sensibilidad”, explica el ingeniero. “La Estación Espacial Internacional completa una órbita a la Tierra (una vuelta completa) cada 90 minutos, y con el sistema de cámaras anterior no podíamos ni siquiera considerar disparar durante la noche, que es algo que sucede cada 45 minutos.” La EEI viaja por el espacio a una velocidad de unos 8 km por segundo, casi 29.000 km/h.

Aunque la cámara está confinada en un compartimento de especial protección contra el entorno extremo del espacio, con diferencias de temperaturas entre el día y la noche de hasta 200°C, y donde está expuesta a los microimpactos y a la radiación cósmica y solar, la Sony α7S II enviada al espacio es esencialmente la misma que se comercializa en la tierra: “la cámara es básicamente igual al modelo comercial. Hicimos muchas pruebas pero apenas tuvimos problemas. Que sea posible utilizar la α7S II en ese entorno tan duro es una prueba de su fiabilidad y de su resistencia α7S II”, dice el ingeniero.

Fotos | Sony

My112, la app de emergencias con geolocalización
Christoffer Relander, el fotógrafo que guarda paisajes en frascos de vidrio
PackPoint: una forma rápida y segura de hacer las maletas con la lista de viaje perfecta
SketchAR: dibujar a mano alzada es más fácil gracias a la “realidad aumentada”
Selfissimo, una app que utiliza inteligencia artificial para tomar selfis

Nacho Palou

Mi afición a la tecnología se convirtió en profesión y ahora escribo sobre ella en Microsiervos.com y en otros blogs y medios.

Comentarios Mostrar comentarios