account arrowhead-down arrowhead-up cart mobile-menu search sm-bold-x x-skinny-rounded x-skinny arrowhead-right social-facebook social-googleplus social-instagram social-linkedin social-pinterest social-qzone social-renren social-tencent social-twitter social-vkontakt social-weibo social-youku social-youtube

Cada vez más cámaras profesionales o semiprofesionales funcionan sin las necesidad de un obturador físico, un mecanismo que ha formado parte de las cámaras fotográficas durante muchos años. El obturador es una cortina situada frente a la película o sensor digital que se abre y se cierra durante más o menos tiempo (desde una fracción de segundo hasta varios segundos) para dejar pasar la luz y exponer la escena en la película o en el sensor.

Aunque las cámaras de los teléfonos móviles y algunos modelos de consumo ya prescinden de obturador, en las cámaras digitales más avanzadas (tanto amateur como profesionales) hasta ahora el funcionamiento del obturador era esencialmente el mismo que en las cámaras analógicas, a pesar de que el sensor digital puede exponerse a la escena antes de tomar la fotografía.

Esto era debido a ciertas limitaciones técnicas en el funcionamiento de los sensores digitales (sensores de tipo CMOS, los más comunes) que no capturan la luz de una vez sino que registran la escena de forma progresiva, haciendo un barrido de arriba a abajo o de un lado hacia el otro, tal y como explican en SmarterEveryDay. Es por eso que al fotografiar objetos en rápido movimiento (caso de un tren o una hélice de avión, por ejemplo) con cámaras digitales sin obturador mecánico se produce el “efecto rolling shutter”. Este efecto óptico está causado por las diferencias que se producen en las escena a lo largo del tiempo que se tarda en capturar la imagen.

A la izquierda la hélice del avión se fotografió con una cámara con obturador; a la derecha con sensor de obturación progresiva

“Esas distorsiones son aceptables en vídeos y en fotografías tomadas con el móvil; pero no lo son cuando se utilizan cámaras dirigidas a fotógrafos amateur o profesionales”, explican en Shutterbug. “De modo que esas cámaras dependen del obturador con el fin de exponer todo el sensor simultáneamente y no de forma progresiva.”

Sin embargo, los sensores CMOS más sofisticados, junto con la mayor potencia de la electrónica de las cámaras, hacen posible prescindir del obturador mecánico y utilizar únicamente un obturador electrónico también en cámaras dirigidas a usuarios avanzados. El obturador electrónico tiene varias ventajas: elimina las vibraciones y el ruido que produce el obturador mecánico al actuar, reduce el consumo energético de la cámara y no está sometido a limitaciones físicas como la velocidad del mecanismo o su durabilidad. “Después de todo los obturadores mecánicos se acaban desgastando después de unos pocos cientos de miles de disparos. Puede parecer una cifra alta, pero no lo es tanto cuando se hacen miles de fotografías cada semana como hacen muchos fotógrafos profesionales”, explican.

Fotografía (cc) Soren Ragsdale, SmarterEveryDay

Cómo crear encuestas rápidas con el smartphone para analizar un negocio o realizar investigaciones
Este dispositivo utiliza la inteligencia artificial para forzar a tomar buenas fotografías
La Sony α7S II que está instalada en el exterior de la estación espacial grabando la Tierra en 4K
My112, la app de emergencias con geolocalización
Christoffer Relander, el fotógrafo que guarda paisajes en frascos de vidrio

Nacho Palou

Mi afición a la tecnología se convirtió en profesión y ahora escribo sobre ella en Microsiervos.com y en otros blogs y medios.

Comentarios Mostrar comentarios