account arrowhead-down arrowhead-up mobile-menu search sm-bold-x x-skinny-rounded x-skinny arrowhead-right social-facebook social-googleplus social-instagram social-linkedin social-pinterest social-qzone social-renren social-tencent social-twitter social-vkontakt social-weibo social-youku social-youtube

Las fotografías Day to Night del fotógrafo Stephen Wilkes reúnen en una única imagen todo lo que sucede a lo largo de unas 25 horas, durante todo una día, en un mismo lugar.

Se podría describir como un time-lapse, un vídeo formado por una sucesión de fotografías tomadas a intervalos de unos segundos a lo largo del tiempo —minutos, horas o días; incluso meses—, pero en estático. Esto es, el paso del tiempo contenido y representado en una única fotografía.

Según se explica en Piecing Together Time in the ‘Ultimate Brain Puzzle’ el proceso completo que desarrolla Stephen Wilkes hasta conseguir la imagen final, incluso hacer unas 1.500 fotografías a mano entre 16 y 30 horas y que resultan en unos 20 GB de imágenes.

Durante ese tiempo es necesario ajustar la exposición conforme cambia la luz a lo largo del día, y además mantener la cámara totalmente estática para conseguir que todas las fotografías, las 1.000 o 1.500, mantienen el mismo encuadre. Hasta aquí el proceso es similar al de la producción de vídeo tipo time-lapse.

El fotógrafo Stephen Wilkes recoge en una imagen todo lo que sucede durante un día
Seronera National Park, Serengeti, Tanzania

El punto de enfoque de la fotografía, sin embargo, va cambiado a lo largo del día y según lo que va sucediendo en la escena a lo largo de las horas; la captura no se automatiza con un temporizador como suele hacerse para crear un time-lapse. En cambio, Wilkes toma fotografías cuando sucede algo que quiere registrar. Normalmente el proceso comienza a primera hora de la mañana y se alarga hasta la noche o hasta el día siguiente.

Después llega el proceso de edición y postproducción en el que Wilkes selecciona manualmente aquellas imágenes que mejor encajan entre sí, que le permiten “comprimir el tiempo” y que a la vez recogen los momentos —o los hechos, sucesos y protagonistas— que el fotógrafo quiere mostrar. En total, el proceso de postproducción puede alargarse durante varias semanas.

Las fotografías se pueden ver en la página web de Stephen Wilkens, en la colección Day to Night y en el artículo de National Geographic How National Parks Tell Our Story—and Show Who We Are.

Últimas entradas de Microsiervos

Mindly: los mapas mentales fáciles de crear
La cámara Sony a7S II puede ver en la oscuridad mejor que tú
Cinco juegos que “sobrevivieron” a 2015
Este vídeo está grabado con un objetivo de hace más de 100 años
Esta Sony A7R en miniatura es en realidad una llave de memoria USB

Nacho Palou

Mi afición a la tecnología se convirtió en profesión y ahora escribo sobre ella en Microsiervos.com y en otros blogs y medios.

Comentarios Mostrar comentarios