account arrowhead-down arrowhead-up mobile-menu search sm-bold-x x-skinny-rounded x-skinny arrowhead-right social-facebook social-googleplus social-instagram social-linkedin social-pinterest social-qzone social-renren social-tencent social-twitter social-vkontakt social-weibo social-youku social-youtube

Con un trozo de cartón pluma, disponible en cualquier papelería, el fotógrafo Doug McKinlay de Adorama TV explica en el vídeo cómo es posible mejorar la composición fotográfica. La técnica es muy sencilla y se basa en la construcción de una ventana a través de la cual observar el paisaje, urbano o natural.

Esta técnica permite separar partes del paisaje del resto de la escena, para resolver de manera sencilla y asequible lo que Doug McKinlay llama “exceso de información”, con el fin de “encontrar el orden dentro del caos, algo que en la fotografía de paisaje urbano o natural siempre es un problema” debido a la cantidad de elementos que distraen al ojo, además de aquellos que se “cuelan” en la escena sin que seamos conscientes de ellos hasta después, cuando se ve la fotografía en el ordenador: vehículos, farolas, árboles, rocas,… “elementos que crean un alboroto visual”.

Ya en el vídeo, mientras que Doug McKinlay explica cómo recortar la cartulina, se anticipa el potencial que tiene el método para aislar partes de una escena encuadrando partes en el hueco recortado en el cartón. Es verdad que recortar una cartulina no tiene mucho misterio. Sin embargo, en este caso, hay que tener en cuenta las proporciones del hueco para que coincidan en la medida de lo posible con las proporciones del visor de la cámara y del sensor digital o la película, si es el caso.

La proporción más habitual en la cámaras réflex es 3:2. Es decir, que la longitud horizontal de la imagen que produce la cámara es un tercio más larga que la longitud vertical. Esta proporción corresponde con el tamaño más habitual de las fotografías en papel, que es de 15 x 10 cm. Hacer un hueco de ese tamaño en el cartón permite mirar la escena como si se estuviese viendo ya impresa en papel. Pero el hueco puede ser de cualquier tamaño que mantenga esa misma proporción, como por ejemplo 20 x 15 cm.

Tan importante como la proporción del hueco es el borde alrededor de éste. Tiene que ser algo ancho, de entre 5 y 10 cm, para que ayuda a separar la parte encuadrada del resto de la escena. A partir de ahí ya no queda más que mover el cartón, girarlo levemente o rotarlo 90° y mirar el paisaje a través de él. Una vez encontrado un encuadre al gusto levantar la cámara, componer el mismo encuadre y disparar.

Nacho Palou

Mi afición a la tecnología se convirtió en profesión y ahora escribo sobre ella en Microsiervos.com y en otros blogs y medios.

Comentarios Mostrar comentarios