account arrowhead-down arrowhead-up mobile-menu search sm-bold-x x-skinny-rounded x-skinny arrowhead-right social-facebook social-googleplus social-instagram social-linkedin social-pinterest social-qzone social-renren social-tencent social-twitter social-vkontakt social-weibo social-youku social-youtube

La fotografía es un arte que se cultiva con tiempo y dedicación, aunque hoy en día es posible realizar fotografías inspiradoras por parte de cualquier aficionado, y mejorar las instantáneas mediante las más modernas técnicas de retoque. Lo que es difícil es conseguir efectos diferentes con el material “de siempre”, aunque como veremos, eso es mucho decir.

Pierre Carreau es un fotógrafo que muestra una serie de impresionantes fotografías en las que el agua parece, literalmente, una escultura. Y lo hace gracias a las cámaras de alta velocidad que utiliza para crear su serie de trabajos Aqua Viva, con un resultado que es simplemente espectacular.

La fotografía de alta velocidad no deja de darnos buenas alegrías a los amantes de las instantáneas de la naturaleza, y hay que decir que en este caso, el trabajo de Pierre Carreau nos ofrece una visión diferente sobre las formas (no tan caprichosas) que adoptan las olas desde que se forman hasta que rompen en las playas.

El fotógrafo se centra en las olas pequeñas porque tienen muchos más matices interesantes que las grandes olas, que pueden perder esa pureza de formas en el proceso. Así nos hablan de este trabajo en la web del fotógrafo:

Me gusta el hecho de que esta energía viene desde muy lejos para ser revelada en nuestras playas. Estas imágenes mezclan poder y fragilidad. Como el cristal o una escultura metálica, nos traen tesoros fugaces creados por la naturaleza. Cada ola es diferente a las demás y una única ola nos ofrece bellas y variadas formas y reflexiones de luz. De todos modos, para obtener una buena fotografía, el proceso es vasto.

Para la realización de cada una de estas fotografías deben juntarse varias circunstancias: el momento del día, que determina la luz disponible; el “timing” (el momento en que se realiza el disparo) que debe ser perfecto; un equipo de altas prestaciones y la intuición de una gran composición. ¿Suerte? Seguramente, sí, habrá que confiar un poquito en la suerte.

Si os han gustado estas dos muestras os recomiendo visitar la web de Pierre Carreau y examinar sus tres colecciones, Macrowave, Multiwave y la espectacular Waterpower.

Vía | io9

Comentarios Mostrar comentarios