account arrowhead-down arrowhead-up cart mobile-menu search sm-bold-x x-skinny-rounded x-skinny arrowhead-right social-facebook social-googleplus social-instagram social-linkedin social-pinterest social-qzone social-renren social-tencent social-twitter social-vkontakt social-weibo social-youku social-youtube

A través de internet es posible comprar bolas de vidrio de distintos tamaños por no mucho dinero, desde menos de cinco euros dependiendo del diámetro. Algunos fotógrafos las llaman “lensball”, lentes esféricas, y aunque no son un accesorio fotográfico, ni mucho menos son una lente “de verdad”, sí que es un accesorio que da un toque diferente a las fotografías.

La idea al utilizar una de estas “lentes” es fotografiar el sujeto o la escena a través de la esfera de vidrio. La fotografía se puede tomar con cualquier cámara fotográfica y cámara de teléfono móvil, teniendo en cuenta que el enfoque y la exposición deben realizarse en la bola de vidrio y no en la escena. De modo que si la bola se va a sujetar con la mano frente a la cámara. tal vez sea necesario activar el modo macro o de fotografía de proximidad, según la cámara o el móvil que se esté utilizando.

Instagram está lleno de ejemplos de fotografías que aprovechan el efecto creado por una esfera de vidrio. En cierto modo, la esfera funciona como una lente gran angular, concentrando la luz de la escena en una superficie reducida. Por este motivo hay que tener en cuenta la deformación que se produce en la escena, la inversión de 180° de la imagen, y también que al exponer la esfera a la luz del sol puede calentarse e incluso quemar. Tampoco conviene abusar del efecto para evitar imágenes repetitivas, poco originales o que la técnica se convierta en un cliché dentro de la galería de Instagram o del portfolio fotográfico personal.

Dependiendo del presupuesto se puede probar usando esferas de 40 mm ó de 50 mm que son más baratas y ligeras, y más fáciles de llevar. Sin embargo, se obtienen mejores resultados con esferas algo más grandes y pesadas, como las de 60 mm u 80 mm. Las más recomendables son precisamente estas últimas de 80 mm y vidrio K9 por su razonable calidad a precio asequible. Se trata de un vidrio con buenas propiedades para la refracción de luz, resistente y duro, que además no contiene óxido de plomo. Es el tipo de vidrio que se utiliza habitualmente en prismas y lentes para ópticas y tecnología láser en bienes de consumo.

Las esferas de vidrio se pueden adquirir, por ejemplo, en Lensball, en Amazon o en diversos sitios a través de internet, existiendo una gran variedad de tamaños, precios y calidades.

Últimas entradas de Microsiervos

El móvil ahora calcula la dificultad para aparcar el coche al llegar al destino
Replika, la inteligencia artificial que escucha, entiende y dialoga
Cómo preparar las fotografías de forma óptima para Instagram
Esta técnica sencilla te ayudará a mejorar la composición fotográfica
Cómo construir una caja de luz efectiva pero económica

Nacho Palou

Mi afición a la tecnología se convirtió en profesión y ahora escribo sobre ella en Microsiervos.com y en otros blogs y medios.

Comentarios Mostrar comentarios