account arrowhead-down arrowhead-up mobile-menu search sm-bold-x x-skinny-rounded x-skinny arrowhead-right social-facebook social-googleplus social-instagram social-linkedin social-pinterest social-qzone social-renren social-tencent social-twitter social-vkontakt social-weibo social-youku social-youtube

¿Te ha pasado alguna vez que, aunque el plato que tienes delante parece increíblemente sabroso, cuando le sacas una foto con el móvil no da, ni mucho menos, esa impresión? Calma. No estás solo.

Esas cientos y cientos de imágenes de platos que parecen acabados de salir de la cocina de Masterchef llevan detrás algunos trucos para que los alimentos se vean así de suculentos. Te damos algunos consejos para que tú también lo consigas con la cámara de tu smartphone.

Alimentos fáciles vs alimentos difíciles
Hay algunas recetas que desde cualquier ángulo y luz van a parecer increíbles. Pero hay otras que, por muy buena pinta que tengan en persona, en la fotografía no vas a conseguir que queden igual.

Entre los alimentos fáciles de retratar están los acabados de sacar del horno, cuyos tonos dorados y sensación de calidez resultan de lo más apetecible. También son sencillos de fotografiar los alimentos sin cocinar, ya que mantienen su frescura durante mucho más tiempo que los cocinados, que enseguida se ponen con mala cara. Además, los primeros también resultan mucho más fáciles de manipular y colocar que los que ya han pasado por la olla.

Recuerda también que los helados, chocolates, quesos y fundidos con hilo resultan muy complejos de fotografiar. ¡Mejor subir a Instagram los entrantes que el postre!

No hacen falta muchas florituras
Cuando un alimento entra por los ojos no necesita de muchos adornos para quedar bien en las fotos. A veces, una buena manzana con fondo negro o un pedazo de carne sobre una tabla de madera pueden resultar tan apetitosos como el más exquisito manjar.

Algunos consejos técnicos
Antes de comenzar con la “sesión de fotos alimenticia” recuerda siempre lavar la lente de tu móvil. Por otra parte, aunque la primera instantánea te parezca maravillosa, saca siempre varias para tener donde elegir.

Por último, el consejo estrella: antes de subirla a las redes retoca la imagen cambiando un poco la luz y el tono hasta que quede perfecta. Y… ¡tachán! Todo el mundo querrá estar sentado a tu mesa.

Más información | Google Local Guides Connect

Comentarios Mostrar comentarios