account arrowhead-down arrowhead-up cart mobile-menu search sm-bold-x x-skinny-rounded x-skinny arrowhead-right social-facebook social-googleplus social-instagram social-linkedin social-pinterest social-qzone social-renren social-tencent social-twitter social-vkontakt social-weibo social-youku social-youtube

Es posible que no tengamos muy claro cómo puede un virus infectar nuestros dispositivos Android, porque básicamente no sabemos si los virus “normales” pueden hacerlo. Pero si os decimos que la mayor parte del software malicioso que afecta a nuestros dispositivos y que puede poner en peligro nuestros datos íntimos llegan a través de aplicaciones de terceros, posiblemente un ‘click’ haya sonado en vuestro cerebro. Las aplicaciones de terceros que no son de fiar, suelen estar alojadas en cualquier sitio excepto en Google Play, la tienda oficial de aplicaciones para Android. Y puede ser que, sin haberlo pensado bien, hayamos permitido la instalación de aplicaciones desde orígenes desconocidos. El porqué no lo sabemos, pero sí cómo solucionar los problemas de software malicioso en Android.

Existen muchas formas de evitar las infecciones, y la más evidente es la prudencia y no instalar nada que nos parezca sospechoso, o al menos, que no esté alojado en la tienda de aplicaciones Android. Cuando hablamos de aplicaciones nos referimos a todas, juegos incluidos. Mejor dicho, sobre todo juegos. Ese es el primer paso, y el segundo es que, a menos que tengamos un control total sobre lo que entra y sale del smartphone o tablet, y que sepamos todo lo que hay que saber para mantener la opción de instalación de apps desde orígenes desconocidos, la desactivemos.

Para verificar que tengamos esa opción desactivada hemos de acceder a Ajustes -> Seguridad -> Administración de dispositivos. Ahí encontraremos “Orígenes desconocidos“, que no debe estar seleccionado.

Esto no significa que todas las aplicaciones de origen desconocido (o lo que es lo mismo, todas las que no estén en Google Play) sean malignas o sean sospechosas, pero sí que quiere decir que antes de instalarlas deberíamos estar seguros de lo que piden (Permisos), y invertir algo de tiempo en investigar quién la ha desarrollado, para qué, etc. En todo caso, a menos que sea algo que proviene de alguien absoluta confianza, ¿por qué no subirla a Google Play?

Entra en el modo seguro de tu terminal Android

Este es el mejor modo de deshacerse de las aplicaciones con malware, spyware, virus… que podamos haber instalado. El modo seguro arranca nuestro terminal con las aplicaciones de terceros deshabilitadas, con lo cual estas aplicaciones no pueden estar en ejecución y se pueden eliminar con facilidad. La forma de entrar al modo seguro depende de cada versión de Android, pero el modo más común es mediante el botón de encendido: apagamos el smartphone y una vez que aparecen las opciones (Apagar, Apagar y reiniciar, o Modo avión), volvemos a pulsar dicho botón durante dos segundos.

Reconoceremos el modo seguro porque aparece ‘modo seguro’ o ‘safe mode’ en la esquina inferior izquierda de la pantalla, y probablemente veréis vuestro “escritorio” de forma diferente. Utilizando este modo de funcionamiento podremos diagnosticar los posibles problemas de nuestro smartphone Android, de modo que si resulta que una app que hemos instalado es la causa de nuestros problemas, la podemos destinstalar fácilmente, y si tenemos otras preocupaciones, como comportamientos extraños, o gasto desproporcionado de la batería, tenemos todas leas herramientas para encontrar y solucionar el problema.

De esta forma, en el modo seguro debemos acceder a Aplicaciones, dentro del menú Ajustes (Ajustes -> General -> Aplicaciones) y buscar. Podemos pensar en dos estrategias: buscar una app que tenga un nombre raro o que no conozcamos, que no debiera estar instalada (por eso conviene ser conscientes siempre de qué instalamos), o buscar entre las últimas apps instaladas (por ejemplo, la última semana o el último mes). Una vez identificada, la desinstalamos.

En caso de que no podamos desinstalarla, hemos de hacer un paso más. Esto puede pasar si la aplicación maliciosa se ha protegido bien y debemos aceder a Ajustes -> General -> Seguridad -> Administradores de dispositivos, y examinar las aplicaciones que tienen permisos de administrador. Si la aplicación maliciosa está ahí, desactivamos la casilla (quitándole los permisos de administrador) y luego volvemos al menú Aplicaciones anterior, y la desinstalamos.

Para salir del modo seguro basta con reiniciar normalmente el smartphone.

Si todo está perdido, regresa a los valores de fábrica

Esta es la opción más extrema, la última a la que querríamos recurrir, porque pondremos “a cero” el smartphone, tal cual lo encontramos cuando lo adquirimos, y por tanto habremos hecho desaparecer todas las aplicaciones instaladas (sí, la maligna también, pero las buenas se habrán ido). Normalmente encontraremos esta opción en Ajustes -> General -> Copia de seguridad y reinicio. Ten en cuenta lo definitiva que es la solución, y primero prueba todo lo que te contamos antes en este artículo.

Foto | Uncalno Tekno

Comentarios Mostrar comentarios