account arrowhead-down arrowhead-up mobile-menu search sm-bold-x x-skinny-rounded x-skinny arrowhead-right social-facebook social-googleplus social-instagram social-linkedin social-pinterest social-qzone social-renren social-tencent social-twitter social-vkontakt social-weibo social-youku social-youtube

Las personas amantes de la organización, o simplemente quienes prefieran perder el menor tiempo posible al usar su móvil, quizá encuentren útiles algunas ideas que usuarios de todo el mundo han llevado a cabo a la hora de organizar sus apps y pantallas. Hay que reconocer que algunas son ingeniosas, así que sería raro no dejarse seducir por alguna de estas ideas y ponerla en marcha o, al menos, probarla.

La mayor parte de la gente suele mantener las apps tal cual se instalan y “donde caigan“; no es muy habitual moverlas, crear pantallas alternativas o reorganizarlas. Pero hacerlo solo requiere de mantener pulsado el dedo sobre la pantalla e irlas arrastrando a los lugares adecuados. Además de eso, poner unas apps sobre otras crea automáticamente carpetas, que pueden agrupar varias apps. Y también está el espacio de los iconos fijos en la parte inferior de la pantalla, otra forma de atajar y ganar tiempo. Los smartphones suelen ofrecer en los Ajustes la posibilidad de ordenar automáticamente las apps por orden alfabético o por “uso”, pero ambas son ligeramente mejorables.

Lo más utilizado, primero. Esta suele ser la forma más intuitiva de colocar los iconos y la que mucha gente utiliza. Las apps de uso diario, que “tienen que estar ahí” nada más encender la pantalla, compiten por el precioso espacio de la primera pantalla: Cámara, WhatsApp, Música, Calendario, Navegador… La lista variará según cada cual. El espacio fijo en la parte inferior se suele reservar para las más importantes: Teléfono, Mapas… Pero conviene revisarla de vez en cuando: ¿Es más importante el Whatsapp o el Teléfono? ¿Realmente abres el navegador con su icono o lo abres desde dentro de otras aplicaciones? ¿Twitter o Correo?

Las apps inamovibles. Hay gente que tiene ciertas apps que han de estar siempre en el mismo sitio –y en la primera pantalla. En mi caso reconozco que los Ajustes, la Cámara y los Mapas tienen sus esquinas reservadas pase lo que pase. Lo más importante de esta idea es que permite usar el teléfono prácticamente sin mirar, porque las mismas apps están siempre en el mismo sitio.

Ordenar las apps por colores. Esta fórmula es ingeniosa y encaja con la forma de pensar de muchas personas, que es mucho más visual que textual. Al igual que hay quien ordena su biblioteca por colores, las apps también se puede hacer, por ejemplo, formando filas de colores. De ese modo se pueden colocar Twitter o Facebook en las filas Azules, WhatsApp y Vine en las Verdes, Snapchat en las Amarillas… Eso sí, hay apps multicolores que requerirían una categoría propia como Google Photos, Chrome o la Play Store. Cuestión de echarle imaginación.

Emojis en vez de nombres de carpetas. Aunque es poco conocido, las carpetas pueden contener emojis además de texto y números, o incluso sólo emojis. La forma de usarlos en los nombres de carpeta es muy sencilla: primero se crea la carpeta (arrastrando dos o más iconos de apps, unos sobre otros). Luego se pulsa, para desplegarla, y se mantiene pulsado su nombre, con un clic hasta que aparezca el teclado. Si allí no está visible la tecla de los emojis basta con pulsar en la tecla Checkmark (√) que hay junto a la barra espaciadora. Entonces se podrá pulsar sobre el teclado de emojis y escribir cualquiera de ellos. Un buen truco para quienes sean más visuales y menos dados a leer listas de nombres.

Carpetas como acciones. Otra forma original de agrupar las apps en carpetas es utilizar palabras que describan acciones, como Chatear, Comprar, Leer o Escribir. Las apps de mensajería se colocan en una carpeta, las de las tiendas en otras, etcétera. Puede ser una buena idea cuando el número de apps se dispara.

La carpeta de tu ciudad. Crear una carpeta con el nombre de tu ciudad en la que arrastrar todas las apps que tienen que ver con los transportes públicos, alquiler de vehículos, aparcamientos, e incluso servicios médicos o del ayuntamiento permite ganar espacio colocando todas esas apps de uso poco frecuente en un sitio en el que tienen sentido: el lugar en el que vives.

La carpeta o pantalla de avisos. Mucha gente necesita comprobar constantemente si en alguna app tiene nuevos mensajes, avisos o notificaciones –generalmente mirando los numeritos rojos junto a su icono. Sea una costumbre más o menos sana –en eso no entramos– un buen truco es colocar todas esas apps en la misma carpeta o en la misma pantalla (por ejemplo, la segunda o tercera) de modo que de un vistazo se pueda ver si hay nuevos correos por leer, fotos de amigos por ver o movimientos del banco que revisar. Puede ayudar a aliviar el estrés eliminando de la pantalla principal todos esos numeritos que parecen estar gritando: ¡léeme!

Pantallas por usuarios. Quienes comparten el smartphone con otras personas, normalmente con los más pequeños de la casa, seguramente ya conocerán este truco, que consiste básicamente en usar las últimas pantallas para los iconos de juegos y apps infantiles. De este modo basta desplazarse hasta esa pantalla con el dedo para que los pequeñajos puedan elegir a qué jugar, sin peligro de que abran el icono del banco, el programa de mensajería o se pongan a llamar a los contactos por tener todas las apps mezcladas u ordenadas alfabéticamente. Seguro que sabrían buscar y encontrar sus juegos, pero… ¡Más vale prevenir!

Últimas entradas de Microsiervos

Una “lente esférica” para hacer fotografías diferentes
El móvil ahora calcula la dificultad para aparcar el coche al llegar al destino
Replika, la inteligencia artificial que escucha, entiende y dialoga
Cómo preparar las fotografías de forma óptima para Instagram
Esta técnica sencilla te ayudará a mejorar la composición fotográfica

Alvy

Tech contributor

100% geek y aficionado a la ciencia, la tecnología y a escribir.

Comentarios Mostrar comentarios