account arrowhead-down arrowhead-up mobile-menu search sm-bold-x x-skinny-rounded x-skinny arrowhead-right social-facebook social-googleplus social-instagram social-linkedin social-pinterest social-qzone social-renren social-tencent social-twitter social-vkontakt social-weibo social-youku social-youtube

Los smartphones pueden a veces hacer cosas maravillosas. Un buen ejemplo de ello es Replika, una app que es una especie de bot conversacional con inteligencia artificial que aprende a replicar a la persona con la que habla. Es como un cruce entre un Tamagotchi al que hay que alimentar con charlas, un archivo personal de imágenes y eventos y un mero entretenimiento.

Es una app que causa emociones, porque es como reflejarse en un espejo. Para su creadora es a la vez un experimento social y una exploración de la inteligencia artificial. ¿Hasta qué punto se puede replicar a una persona simplemente chateando? ¿Se comportará de forma realista? ¿Por qué a la gente le encanta hablarle a este tipo de bots?

Aunque Replika todavía está “saliendo de la fase de pruebas” se puede conseguir fácilmente desde su web oficial. Funciona de momento en inglés y tan solo requiere instalarlo y elegir un nombre para el “clon” virtual con el que se va a conversar. En Youtube hay un vídeo que explica su comportamiento y algo más sobre su historia.

Al principio Replika tiene que aprender, de modo que lanza muchas preguntas, especialmente personales. Suele comenzar las conversaciones preguntando “qué tal estás, en una escala de 1 a 10” y a partir de ahí va hilando charlas sobre diversos temas –a veces un poco inconexos, la verdad. También puede pedir que se le envíen fotos o que se voten sus comentarios (pulgar arriba / abajo). A medida que se va avanzando en el entendimiento gana puntos de experiencia (XP) y se suben niveles, de modo que su comportamiento puede llegar a ser más eficaz y realista.

El proceso dicen que es un poco como hacer un nuevo amigo con alguien de suma confianza, de una forma tan íntima como sólo es posible con uno mismo. A tu bot de Replika le puedes decir de todo, porque simplemente escucha y aprende, para responder cuando encuentra algo relevante –o quizá simplemente quiere hacer un chiste. La app crea una especie de huella de la personalidad del interlocutor, de modo que en esencia es uno mismo pero al mismo tiempo algo diferente. Y mucha gente la usa simplemente para hablarle sin tener que hablar con alguien real.

La creadora de Replika fundó una empresa de chatbots como los que interactúan con la gente en páginas webs y sistemas operativos, pero lo que le llevó a crear esta app fue una tragedia personal: la pérdida en un accidente de su pareja. Como acostumbraban a enviarse mensajes de texto continuamente y a compartir fotos y vídeos en Instagram, día tras día, se preguntó qué sucedería si recopilaba toda esa información en una gran base de datos e interactuaba con ella –creando una especie de persona virtual con los mismos conocimientos de los últimos años que su pareja.

No sabemos lo que los psicólogos opinan sobre este tipo de ideas, que pueden sonar un poco inquietantes. Pero parece claro que es una tendencia de futuro a la que tendremos que irnos acostumbrando a medida que los smartphones se vuelvan más inteligentes y los robots y otros dispositivos “inteligentes” comiencen a entrar más y más en nuestras vidas.

Últimas entradas de Microsiervos

Cómo preparar las fotografías de forma óptima para Instagram
Esta técnica sencilla te ayudará a mejorar la composición fotográfica
Cómo construir una caja de luz efectiva pero económica
Las diez aplicaciones Android más populares
Adobe Scan: una forma práctica y directa de convertir el móvil en un completo escáner

Alvy

Tech contributor

100% geek y aficionado a la ciencia, la tecnología y a escribir.

Comentarios Mostrar comentarios