clásicos

El escondite en el laberinto del Pac-Man y otras curiosidades de un clásico de los videojuegos

Hay videojuegos que han marcado a toda una generación, y sin duda Pac-Man (1980) ha sido uno de ellos. Las aventuras de aquellos primeros rústicos monigotes a no demasiada alta resolución –la pantalla era de 224 × 288 píxeles y 16 colores– hacían volar la imaginación de los chavales de la época, quienes desarrollaban una …